Linux vs. Windows: una mirada objetiva a ambos sistemas operativos

Linux vs. Windows, la milenaria batalla de los sistemas operativos que provocó muchas guerras de llamas, desencuentros y comportamientos casi fanáticos en foros y blogs de Internet por lo que parece una eternidad. Creo que es importante enfatizar que este artículo no discutirá cuál es «mejor» porque es imposible llegar a esa conclusión. La opinión subjetiva nunca será correcta para nadie que no sea esa persona que sostiene esa creencia. También hay algunos clichés antiguos sobre los respectivos sistemas que no sirven a nadie; por lo tanto, lo que sigue es, con suerte, una revisión o comparación justa con miras a dónde sobresalen o no, según criterios específicos.

Seguridad

Este es uno de los clichés más comunes citados por los usuarios de Linux sobre Windows. Si bien hay un pequeño núcleo de verdad en esto, ningún sistema está «a salvo» de un atacante determinado. Como dije en mi artículo antivirus, la seguridad es un concepto, no un producto. Trabajar en la industria de TI durante muchos años me ha demostrado que los usuarios representan la mayor amenaza para la seguridad del sistema.

windows-security-mode-mini

Linux tiene el uso de una cuenta raíz (o superusuario) a la que se le debe dar una contraseña al instalar software o realizar cambios en el sistema operativo. En general, esta es una opción segura, ya que necesita información positiva para funcionar. Sin embargo, Windows también puede lograr los mismos resultados creando una cuenta de administración separada.

A pesar de las respectivas cuentas de administración, la instalación del software aún puede representar un riesgo. Cualquiera puede crear una aplicación o secuencia de comandos en ambos lados de la cerca del sistema operativo que puede engañar a los usuarios para que la ejecuten, a pesar de ser de una supuesta fuente confiable. Linux, afortunadamente, ha seleccionado aplicaciones dentro de almacenes o repositorios de aplicaciones, y la naturaleza de código abierto de Linux significa que cualquiera puede revisar el código si entiende lo que está buscando.

Sin embargo, Windows es un sistema operativo mucho más utilizado; por lo tanto, será popular entre los atacantes dada su mayor base de usuarios. Linux sigue siendo un sistema operativo minoritario (para escritorio), incluso en 2018 y, por lo tanto, a menudo se pasa por alto. Tenga en cuenta que la seguridad por oscuridad todavía no es verdadera seguridad.

Compatibilidad

Windows dispara y anota. Aquí es donde la oferta de Redmond arrasa con Linux. A pesar de las mejoras recientes en el software que se está transfiriendo o desarrollando para Linux, Windows sigue siendo el rey.

Los usuarios de Windows pueden estar seguros de que la mayoría del software funcionará, e incluso el software obsoleto oscuro seguirá funcionando incluso cuando los desarrolladores lo abandonen. Windows tiene un buen soporte heredado, simple y llanamente. Sé de software comercial que todavía se basa en tecnologías como Silverlight, Active X e Internet Explorer 11. Linux, por otro lado, puede tener problemas con los conceptos básicos que los usuarios de Windows dan por sentado. Adobe Flash Player estuvo ausente en Linux durante mucho tiempo, e incluso cuando apareció en los repositorios, no se desarrolló tan activamente como las versiones de Windows.

Con respecto a los sistemas de archivos, Linux también puede leer y escribir en dispositivos con formato NTFS y FAT y memorias USB, mientras que Windows no tendrá idea de qué es Ext4.

Juego de azar

vapor-pequeño

Sin lugar a dudas, Windows gana de nuevo. Steam, entre otros clientes y opciones, ofrece una gran cantidad de juegos tanto de editores AAA como de pequeños desarrolladores independientes. Si bien Steam para Linux ahora le permite instalar juegos de Windows, todavía está en versión beta y no todos los juegos de Windows funcionarán. Puede ser frustrante para los usuarios de Linux y, sin duda, la situación cambiará en el futuro, pero por ahora en 2018, muchos usuarios de Linux se pierden los mejores juegos con su elección de sistema operativo. Los proveedores de tarjetas gráficas también tienden a admitir plataformas Windows en lugar de Linux. Proporcionan actualizaciones oportunas y nuevas funciones que no siempre se filtran a otros sistemas operativos.

Velocidad

Este tendría que ir a Linux. Dada la forma en que opera Linux, tiende a “atascarse” menos con múltiples procesos, recolección de basura en archivos temporales y similares. El sistema de archivos común de Ext4 es intrínsecamente eficiente y ayuda a mantener los archivos juntos en el disco. La desfragmentación es cosa del pasado en Linux. No es un cliché decir que incluso el uso moderado de un sistema Windows lo ralentizará hasta niveles insoportables a menos que los usuarios sigan un plan de mantenimiento estricto.

Privacidad

Los usuarios de Linux tienen un sistema operativo privado que no los “espia” y no “llama a casa” con ningún grado de seriedad. Elegir Linux significa que el sistema es tuyo y solo tuyo. Agregue a la combinación que la mayoría de los sistemas Linux vienen con una opción de cifrado de grado militar incorporado, y los usuarios pueden estar seguros de que el robo de dispositivos no representa un problema real para los datos.

Como contraste, cada vez más en los últimos años, Windows se ha vuelto más impulsado por la publicidad. Los usuarios tienen la opción de optar por no participar, y hay algunos trucos de registro inteligentes que pueden ayudar, pero la publicidad ahora es parte del plan de Redmond. Windows también puede ver lo que hacen los usuarios, ofreciendo sincronización con el servicio Microsoft OneDrive o para aprender el comportamiento para mejorar Cortana, el asistente personal de Microsoft. Personalmente, no estoy a favor de estas herramientas intrusivas, pero a algunos usuarios les gustan sus funciones.

Facilidad de uso

Esta es una pregunta difícil de llamar. Linux en los últimos años ha dado grandes saltos en la usabilidad. Las distribuciones como Linux Mint han simplificado la instalación y la configuración. Incluso los usuarios sin conocimientos técnicos pueden instalar software y realizar actividades normales del día a día, como navegar por Internet, responder correos electrónicos, reproducir música o mirar videos.

Windows, debido a la proliferación del mercado, es el sistema operativo predeterminado en muchos dispositivos. Compre una nueva computadora portátil o PC, y hay muchas posibilidades de que venga con Windows 10 instalado. Los usuarios están acostumbrados a hacer clic en la barra de herramientas, abrir programas favoritos y similares, lo que lo hace bueno para usuarios avanzados y no avanzados.

¿Qué sistema operativo es adecuado para usted?

Esto depende de lo que necesites hacer. Si es un jugador, necesita una compatibilidad del 100 % con un software en particular o quiere un sistema fácil de usar, entonces Windows le servirá bien. Si usted es un defensor del software de código abierto, o su dispositivo es demasiado viejo o tiene una especificación inferior para ejecutar Windows, o simplemente está cansado de todas las actualizaciones y reinicios forzados en Windows, entonces Linux puede ser una opción viable.

Así que ahí está la plataforma para los argumentos. ¡Horcas listas! Espero que esta haya sido una mirada más objetiva a ambos sistemas, mostrando situaciones en las que cada uno tiene sus ventajas y desventajas. No he discutido cada diferencia o área, ya que simplemente hay demasiadas. Uso Windows y Linux en igual medida según lo que necesito hacer, ya sea mediante arranque dual o virtualización.

Sin embargo, ¿qué haces? Nos encantaría escuchar sus comentarios e ideas a continuación.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.