¿La máquina de fax todavía tiene un lugar en el mundo?

Las máquinas de fax han sido una parte importante de nuestras vidas durante la mayor parte del siglo XX, pero luego apareció Internet para robar su gloria. Con Google Drive y varios otros servicios en la nube que nos permiten digitalizar y almacenar documentos en un formato que no es papel, nos hemos echado a perder la capacidad de presentar todo lo que nos gustaría a través de una pantalla en cualquier dispositivo. En el presente, la máquina de fax parece una reliquia de una época pasada.

A pesar de todo esto, la máquina de fax sigue estando presente en muchas oficinas alrededor del mundo, incluso en los países más desarrollados. Teniendo en cuenta la presencia de esta nueva tecnología, ¿vale la pena conservar la máquina de fax? Si no, ¿por qué sigue siendo una parte omnipresente de nuestras vidas, particularmente en el mundo de los negocios?

Envío de documentos a través de una línea telefónica

máquina de fax-alimentación de papel

Los faxes fueron un invento fascinante cuando crecieron en popularidad. Era casi inconcebible: podrías enviar un documento en papel a través de los mismos cables que usaste para hablar por teléfono. Cada lado tenía una copia impresa que hacía que esta tecnología fuera atractiva para las empresas que necesitaban firmar contratos con personas que se encontraban lejos de sus oficinas centrales. En un mundo en el que Internet se ha convertido en el medio dominante de comunicación, muchas empresas han eliminado gradualmente la máquina de fax en favor de las aplicaciones en línea para la interacción con el cliente. Sin embargo, todavía usan máquinas de fax para la colaboración de empresa a empresa.

Vivir sin la web

máquina de fax-campo

Para la mayoría de las personas que pueden leer este artículo desde sus navegadores, la Web es una joya preciosa e irreemplazable. Para algunos, puede ser imposible imaginar cómo sería la vida sin él. Sin embargo, todavía hay personas que viven en lugares remotos que no cuentan con fibra óptica o líneas de cobre capaces de brindar una conexión a Internet confiable. Dado que la digitalización de documentos es bastante imposible para ellos, la única solución factible que les queda para comunicarse a través de texto es a través del fax. A pesar de la fuerte presencia de Internet en los países desarrollados (e incluso en algunas economías en desarrollo), todavía hay muchos lugares donde una línea telefónica es la única forma disponible de conectarse con el mundo. Tener la capacidad de enviar documentos por fax puede ser la única forma en que estas personas puedan usar los servicios. Esto es aún más cierto en países donde las conexiones a Internet son muy raras o económicamente prohibitivas.

El gobierno mantiene vivos los faxes

fax-gobierno

Para que una institución gubernamental acepte un documento de forma remota, necesita una copia impresa. Así es como funciona el gobierno en la mayor parte del mundo. Si desea enviar un informe, envíelo por fax. ¿Solicitando un trabajo? “Por favor, envíe por fax algunos de sus documentos al número X”. Influenciado por la forma en que el estado opera internamente, también puede imponer este statu quo al sector privado al establecer regulaciones de tal manera que se requieran faxes para las copias impresas de los documentos. En cierto modo, el propio estado ayuda a mantener el envío de faxes como una práctica para enviar documentos “a través del cable”.

Con todo, sin las máquinas de fax, todavía habría una parte de la población que no podría funcionar en la sociedad del siglo XXI. Por el momento, estas máquinas anticuadas todavía tienen su lugar y mantendrán su control sobre nuestra comunicación mientras Internet siga siendo menos omnipresente que la línea telefónica tradicional.

¿Qué piensas? ¿Deberíamos eliminar el envío de fax por completo? Si es así, ¿cómo planea tratar con la población que no puede acceder a Internet por diversas razones?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *